23 de septiembre de 2008

El Observador, también conocido como Argos

Es una de las criatura que en general me llaman más la atención de entre las muchas que pueblan la fantasía épica. Hablo del llamado Observador (Beholder cuando no es traducido) o también conocido como Argos, en honor a la criatura de la mitología griega en la que se inspira.

Para ver la evolución me gustaría describir al Argos original. Copio y pego de la wikipedia:
Argos Panoptes (Άργος Πανοπτης, Argos ‘de todos los ojos’) era un gigante con cien ojos. Era por tanto un guardián muy efectivo, pues sólo algunos de sus ojos dormían en cada momento, habiendo siempre varios otros aún despiertos. Era un fiel sirviente de Hera. Su gran servicio al panteón olímpico fue matar al monstruo ctónico con cola de serpiente Equidna cuando ésta dormía en su cueva (Homero, La Ilíada ii.783; Hesíodo, Teogonía, 295ff; Apolodoro, ii.i.2).
El último trabajo de Hera para Argos fue guardar de Zeus una ternera blanca. «Ata esta vaca con cuidado a un olivo en Nemea», le encargó. Hera sabía que la ternera era en realidad Ío, una de las muchas ninfas con las que Zeus se estaba apareando para establecer el nuevo orden. Para liberarla, Zeus mandó a Hermes que matase a Argos. Hermes lo logró disfrazándose de pastor y haciendo que todos los ojos de Argos cayesen dormidos con historias aburridas. Para conmemorar a su fiel guardián, Hera hizo que los cien ojos de Argos fuesen preservados para siempre en las colas de los pavos reales (Ovidio I, 625). Sobre la genealogía de Argos Panoptes hay varias versiones, que lo hacen hijo de Agenor, de Ínaco, de Arestor y Micene, del rey Argos e Ismene, o de la Tierra, engendrado por ella misma. Algunos autores le atribuyen la paternidad de Iaso, rey de Argos (ciudad griega), con la ninfa Ismene, la hija de Asopo.
Bien, pero el Argos actual tiene otra pinta:

Lucha entre un mago y un observador tal y como aparece en el
Dungeons & Dragons Shadow of Mystara

El observador es una criatura de gran inteligencia. Se trata de una raza malvada y con una enorme magia casi ilimitada. Su tamaño cambia según autores y sagas que lo nombran, pero en la imagen por ejemplo podremos ver una de sus mayores versiones, porque en otros sitios su tamaño excede ligeramente el de una cabeza humana normal (Reinos Olvidados).

Su poder reside en sus múltiples ojos, que no usa para mantenerse despierto como en el mito griego, sino que en ellos reside su fuerza y su magia. Posee 10 pequeños ojos y un gran ojo central, cada uno de ellos cumple su función cuando enfoca a sus objetivos:
  1. Hace levitar
  2. Duerme
  3. Hechiza a los animales y seres irracionales
  4. Hechiza a los seres humanos y seres racionales
  5. Hiere
  6. Paraliza
  7. Produce pavor
  8. Convierte en piedra
  9. Desintegra
  10. Mata
Y el último es el más poderoso contra los magos, pues con él ellos no tienen nada que hacer, ya que este ojo elimina la magia y no permite su uso.

Se dice de esta raza que habita un gran número de pequeños reinos en el borde del territorio ocupado por las razas libres. Cada observador gobernando uno de estos pequeños reinos y teniendo a sus habitante como siervos y esclavos. Es por eso que a veces es nombrado como Tirano observador o Tirano a secas.

La estrategia ideal si te lo encuentras es salir pitando, pero si se sigue queriendo atacar, lo mejor es usar un guerrero combinado con un mago. Que el primero intente destruir su ojo central mientras el mago ataca cuando el observador tiene el ojo central cerrado o inutilizado, usando hechizos muy destructivos para acabar con el resto de sus ojos antes de que pueda usarlos. La sorpresa y la velocidad son fundamentales, ya que nos enfrentamos a una criatura que puede matar de un golpe con varios de sus ojos y las protecciones mágicas no valen.

Para terminas una pequeña balada cantada por bardos de todos los reinos para que sus habitantes no olviden el peligro de esta criatura. Es un fragmento de La Balada de los Aventureros:

Un ojo que levanta en el aire y un ojo que duerme,
un ojo que hechiza a la bestia y otro al hombre.
Un ojo que hiere y un ojo que frena,
uno que produce miedo y otro que convierte en piedra.
Un ojo convierte en polvo y otro produce la muerte,
pero el último ojo mata a los magos porque es el más fuerte.

7 comentarios:

Bra'tac dijo...

Me acuerdo cuando en el D&D nos viciabamos a matar monstruos como el argos, para ello teníamos que elegirnos cada uno una parte de la defensa-ataque imprescindible para poder acabar econ el.

un saludo, y a ver si escribo!

tempano dijo...

Me encantan estas entradas Amenophis, las de la Piñata no las de mi cabeza...

No recuerdo haberlo combatido en el Dungeon & Dragons pero me venia a la memoria RAM el enemigo final de Quake que mucho relacionaban con Shub Niggurath. Epic ludes!

JiMoOo dijo...

los dioses se aparean??? que escandalo!!

jeje tomo nota, si me encuentro a uno..salgo corriendo!!XD

la verdad que si temp! cada entrada de amenphis aprendo algo!

atenea dijo...

Prefiero la mitología griega, también es fantasía pero tío, me cuesta mucho imaginarme una cabeza enorme llena de ojos (que no de pelos)rodando detrás mía...
Claro que la griega tiene también algunos que se las traen.
Escribe más, ya se que tienes chunga la conexión, pero es que no te leo nada...

Amenophis dijo...

Ya, pero en La Ha'tak apenas escribo. De todas formas ahora que me doy cuenta no lo he comentado: los observadores son criaturas voladoras, pueden levitar a varios metros de altura al menos

Nancy Callahan dijo...

interesante entrada sobre fantasía épica...

no te acostarás sin saber una o dos cosas más, y hoy he descubierto a los "Observadores"

Roy Ramker dijo...

Uah! Como olvidar los Eye of the Beholder de PC O_o

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...